25.6 C
Monteros

Seguínos

Astrología kármica: el rol maternal de Saturno como nunca lo imaginaste

Este planeta suele tener mala fama por ser limitante, sin embargo brinda una energía que todos podemos convertir en amor y calidez.

La energía maternal. (Foto: Adobe Stock)

El tercer domingo de octubre de cada año se festeja en la Argentina el Día de la Madre. Este año es el 17 octubre, con la pandemia ya cediendo y una mayor posibilidad de circulación, las familias van a reunirse para festejar.

Mientras cada uno se va adaptando y asumiendo las nuevas normalidades con las que se tendrá que convivir por mucho tiempo, el optimismo y el buen humor empiezan a estar en alza y abren la posibilidad de un agradable día en familia.

En Fhers, con el estudio de la Carta Natal Kármica, se pueden observar las virtudes y miedos en el rol materno que todos traemos de vidas pasadas, aun cuando la identidad sexual de la presente encarnación sea masculina.

Hoy en Buen karma, con la mirada en el cielo y los pies en la tierra, vamos a desarrollar al planeta Saturno y al signo de Capricornio, en esta ocasión desde la óptica maternal.

Saturno y la energía materna

La madre es quien da la vida, quien permite elaborar un futuro para sus hijos, quien está presente en buenos y malos momento, y también es quien advierte y cuida de los peligros a sus hijos. A cualquier edad, a la hora de protegerlos parece que los hijos siempre son niños.

Más allá de esta mala fama que suele tener el planeta desde la mirada astrológica más tradicional y predictiva, lo que siempre intenta hacer al igual que las mamás es cuidar y proteger de peligros y consecuencias a los hijos cuando ellos no son capaces de verlos por sus medios y con sus propios ojos.

Es el mismo rol, la misma intención y la misma acción que muchas veces toma una mamá preocupada por sus hijos.

No hay que culpar a los planetas, hay que intentar descifrar cuál es el mensaje. Esa es en parte el trabajo de un astrólogo cuando interpreta una carta natal y cuando mira las posiciones de los planetas en el cielo.

Lee también

A medida de que cada persona va creciendo, comprende mejor las enseñanzas de su familia y el porqué se comportaban de determinada manera.

Lo mismo puede ocurrir desde esta mirada, a medida que se avanza en el proceso de madurez se van entendiendo los distintos hechos del pasado, las cosas que se demoraron en llegar, las distintas pruebas y fricciones que al aparecer pudieron generar desestabilidad, pero luego contribuyeron al proceso de evolución con el aporte de cada una de las experiencias, de cada uno de los aciertos y errores.

La madre acompaña y guía la crianza de sus hijos. (Foto: Adobe Stock)

El signo de Capricornio

La aparición del ser humano en el mundo trajo consigo la posibilidad de evolución consciente. Cada persona que logra redimir al signo de Capricornio está preparada para tener y criar un hijo, sobre todo para hacer algo en conjunto a favor de este mundo.

Es preciso ver qué se construyó hasta ahora para corregir lo que sea necesario, la reconstrucción no pasa por destruir todo lo hecho, sino por construir sobre lo elaborado siendo flexible a los cambios.

Los aspectos armónicos conquistados en el signo de Capricornio demuestran haber sido conscientes de que ser madre es un arte, que se supo tener paciencia para esperar el tiempo en que la creatividad, la alegría, la paz y la entrega total fuese posible, y que así se invitó al niño a venir a casa, esperándolo con canciones, danza, música, flores, los más bellos perfumes y por supuesto todo el amor y entrega hacia ellos.

El nacimiento de un nuevo ser es uno de los sucesos más maravillosos de este mundo. Cualquiera sea la circunstancia todo ser que llega a la tierra lo hace con el objetivo de evolucionar.

Quienes ya son padres en estos tiempos tienen la misma alternativa y posibilidades de ser quienes restauran la forma de vivir. Se relacionan con los hijos y la vida misma para reparar errores, dejar atrás las sombras y crear un luminoso presente.

Restaurar en este caso significa volver a la fuente del ser que supera sus rencores, resentimientos, remordimientos para lograr volver a vivir en paz, en armonía con la vida y sus seres queridos.

El recorrido de Saturno

Saturno continúa su tránsito por el signo de Acuario, en el día de mañana se va a encontrar todavía en el primer decanato, en su paso por este signo intenta quitar en el mundo todo tipo de separatividad para poder dar un aporte a todos los niños del planeta.

Pone limitaciones, pero solo por un tiempo, busca ser un arquitecto de la nueva era.

Es preciso ver qué se construyó hasta ahora para corregir lo que sea necesario, la reconstrucción no pasa por destruir todo lo hecho, sino por construir sobre lo elaborado siendo flexible a los cambios.

La triangulación con Mercurio retrogradando en Libra permite que la mente abstracta pueda meditar, imaginar y dar los cimientos para que finalmente Saturno materialice, la mente concreta tiende a estar bloqueada con este aspecto liberando lo creativo.

Hay más posibilidades que en otros momentos de crear desde y para el alma.

Este tránsito permite disciplina, orden, madurez y fijar objetivos concretos.

Fuente: tn.com.ar

Mas noticias

NOTICIAS RELACIONADAS