19.6 C
Monteros

Seguínos

Boris Johnson contra las cuerdas: se conocen más fiestas en su residencia y crecen los pedidos de renuncia

La credibilidad del primer ministro británico, Boris Johnson, recibió un nuevo golpe este viernes después que salieron a la luz que su personal realizó dos fiestas en Downing Street después del funeral del príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, en un momento en el que estaba prohibido socializar en interiores por la pandemia del coronavirus.

Johnson se enfrenta a la crisis más grave de su mandato tras conocerse la existencia de una serie de reuniones sociales en su residencia durante los confinamientos. Tras su pedido de disculpas en el Parlamento días atrás, son cada día más los funcionarios opositores y conservadores que piden su renuncia.

Según el diario Telegraph, el 16 de abril de 2021 se celebraron otras dos fiestas con bebidas alcohólicas dentro de Downing Street, cuando las reuniones sociales en el interior y en el exterior estaban limitadas. Johnson se encontraba ese día en su residencia campestre de Chequers, según el periódico.

Tal fue el descontrol en Downing Street, según el Telegraph, que el personal fue a un supermercado cercano a comprar más bebidas, utilizó una computadora para poner música y se rompió una hamaca utilizada por el hijo pequeño del primer ministro, informó Reuters.

Al día siguiente, la reina Isabel se despidió del príncipe Felipe, su marido durante 73 años, tras su muerte a los 99 años. Vestida de negro y con una máscara negra recortada en blanco, Isabel, de 95 años, se sentó sola —en estricto cumplimiento de las normas sobre el coronavirus— durante las exequias por Felipe en el Castillo de Windsor.

Una de las fiestas de abril de 2021 en Downing Street fue un acto de despedida para James Slack, antiguo director de comunicación, que este viernes dijo que quería «disculparse sin reservas por el enfado y el daño causados». Slack, ahora subdirector del periódico sensacionalista Sun, manifestó en una declaración a PA Media que la reunión «no debería haber ocurrido en el momento en que lo hizo».

La policía británica anunció el jueves que no investigará las reuniones celebradas en la residencia de Johnson durante el confinamiento del coronavirus, a menos que una investigación interna del Gobierno encuentre pruebas de posibles delitos.

Fuente: elintransigente.com

Mas noticias

NOTICIAS RELACIONADAS