25.6 C
Monteros

Seguínos

«Construir viviendas es motorizar la economía»

El ministro Kulfas cuestionó la alusión de Feletti a la suba de retenciones

El secretario de Comercio Interior recibió al Consorcio ABC de frigoríficos exportadores. Reclamos de más ventas al exterior y advertencias sobre el impacto en precios y oferta interna. 

La industria reclama un aumento de exportaciones en 2022, pero con una producción insuficiente.. Imagen: Leandro Teysseire

La disputa entre el abastecimiento al mercado interno y las aspiraciones de la industria frigorìfica por aumentar sus exportaciones resultó el eje de la reunión que este miércoles mantuvo el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, con los representantes del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC. En medio de la tensa relación entre el gobierno y el sector exportador de carne, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, formuló declaraciones públicas que sonaron como un reproche a los dichos de Feletti a Página/12, en el reportaje publicado el ùltimo domingo, en relación a la alternativa de aplicar retenciones a la exportación para frenar el impacto de los aumentos internacionales de la carne sobre los precios internos. «A veces pensar en voz alta no es lo más apropiado para un funcionario», dijo Kulfas al ser consultado sobre esas manfiestaciones. «De ninguna manera hay una decisión tomada» en ese sentido, agregó, con respecto a una suba de retenciones a la exportación de carnes.

Mario Ravettino, titular del Consorcio ABC, manifestó en el encuentro con Feletti y otros miembros de su equipo, que el objetivo del sector es alcanzar un volumen de exportaciones cárnicas de 1 millón de toneladas que, según él, es compatible con el crecimiento de la demanda externa. Un millón de toneladas expresadas como volumen de «res con hueso» equivalen a unas 700 a 720 mil toneladas de «peso producto» (volumen realmente exportado), que representaría un aumento de aproximadamente 25% de lo que se estima se venderá al exterior este año (800 mil toneladas «res con hueso», o 550 mil toneladas «peso producto») e incluso un 10% de lo exportado en 2020 antes que se establecieran restricciones a las ventas al exterior para cuidar el abastecimiento al mercado interno.

Durante el encuentro, según comentaron participantes del mismo, Feletti habrìa respondido que si bien esa meta «es desable en un horizonte macroeconómico futuro», en las actuales condiciones del mercado es «insustentable». El titular de Comercio Interior indicó que «debería crecer primero la producción» para que existiera no sólo producto disponible para atender ese volumen del comercio exterior, sino para prevenir un posible aumento del consumo interno de carne vacuna que se espera para el año próximo, en relación a los bajos niveles históricos actuales. 

El titular del consorcio de exportadores se mostró dispuesto al diálogo y expresó la necesidad de aumentar el nivel de producción anual para poder alcanzar la meta exportadora antes mencionada.

Por otra parte, las autoridades nacionales le hicieron notar a los representantes del núcleo más concentrado de la exportación que la preocupación principal del gobierno es «cuidar los precios y el abastecimiento» del producto para el consumo popular. Y que los precios «acordes» al nivel de ingresos populares están siendo fuertemente superados por la incidencia del aumento en los precios internacionales de la carne.

Las cifras que el gobierno expuso durante la reunión con los dirigentes empresarios mostraban el siguiente cuadro de situación:

-La relación entre exportaciones y producción de carne vacuna siempre tuvo una media histórica del 15%. Entre 2020 y 2021, ese coeficiente se elevó al 28%, con 910 mil toneladas de exportación (res con hueso) en 2020 y unas 800 mil que se estima se alcanzarán en 2021.

-Como correlato de esa expansión de la exportación sin una elevación de la producción, el consumo nacional por habitante se redujo desde un promedio anual de 55 kg a 47 kilogramos en el presente año.

-La menor oferta de carne para el mercado interno se tradujo en un aumento de precios internos de los cortes más populares. El kilogramo de asado, entre diciembre de 2019 y octubre de este año (los 22 meses de gestión del actual gobierno) aumentó 132,9%, largamente por encima de la inflación minorista medida por el Indec para el mismo período: 98,1%. 

Ese último indicador es, en sí mismo, explicación suficiente para la caída del consumo de carne, advirtieron los integrantes del equipo de la secretaría. 

No hubo reclamos de compromisos puntuales hacia los dirigentes exportadores, pero sí quedò establecida la necesidad de seguir en la búsqueda de un acuerdo para compatibilizar «precios, abastecimiento al mercado interno y exportaciones», respetando «la rentabilidd empresarial pero también la equidad social». ante una consulta de los empresarios sobre probables medidas a adoptar por el gobierno, Feletti resopondiò que «nuestro objetivo es cuidar la capacidad de consumo de la población», y en función de ello estaba dispuesto a discutir sobre todas las alternativas a mano.

Fuente: pagina12.com.ar

Mas noticias

NOTICIAS RELACIONADAS