19.6 C
Monteros

Seguínos

Crecen los daños por la sequía

Disminuye la producción de maíz y soja

Las pérdidas en los cultivos superan los 5 mil millones de dólares. Sigue la bajante del río Paraná. El Gobierno avanza con medidas.

El 41 por ciento de los cultivos de maíz sufren la falta de agua.. Imagen: NA

El impacto climático que se manifiesta en altas temperaturas, bajas precipitaciones y una bajante histórica prolongada del Río Paraná ya tiene consecuencias en la producción agrícola y ganadera en el país. La sequía impacta en la producción de soja y maíz que precisan mucha agua durante el periodo de siembra entre diciembre y enero. Por otro lado, el Río Paraná sigue batiendo records mínimos de caudal profundizando sus múltiples impactos que van desde sobrecostos logísticos hasta la mortandad de peces y tortugas y la falta de agua en localidades. Desde el Gobierno monitorean la situación y evalúan respuestas. 

Si bien la cifra oficial del impacto se conocerá a partir de la tercera semana de enero de acuerdo a dichos del ministro de Agricultura, Julián Dominguez, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires asegura que el 41 por ciento de los cultivos de maíz y el 42 por ciento de los de soja se encuentra con falta de agua. En tanto, la Bolsa de Comercio de Rosario asegura que los casi 30 días sin milímetros significativos que den auxilio a la producción implicará un recorte de 8 millones de toneladas de maíz y de 5 millones de toneladas en soja. Tomando como referencia el valor actual de los granos, esta estimación implicaría pérdidas por alrededor de 5.213 millones de dólares para el país.

Desde el Ministerio de Agricultura señalaron que  “se está observando con preocupación la evolución de la zona núcleo – centro productor del país-, especialmente en lo que respecta al maíz de primera, la soja, y la falta de disponibilidad de forraje o pasto para la ganadería en algunos lugares”. Sin embargo, el propio ministro aseguró que la evaluación del impacto recién se podrá conocer a partir de la tercera semana de enero.

Por otra parte, la bajante del Río Paraná, que había llegado a su mínimo histórico en agosto del año pasado, batió un nuevo récord a la baja: esta semana el río midió -0,22 metros en el hidrómetro del puerto de Santa Fe. Para encontrar un dato más bajo en los últimos 77 años hay que remontarse a los -0,28 metros de 1945. El récord histórico es -1,04 metros en 1944. 

«Esta disminución del caudal tiene un impacto directo en el abastecimiento de agua para consumo humano, la generación de energía y la navegación, entre otros. Manteniéndose el período de sequía se dificulta la reproducción y alimentación de la fauna y se condiciona fuertemente toda la logística relacionada con el mantenimiento de la vía fluvial y la logística de la navegación, además de los procesos de potabilización del agua urbana», aseguran desde el Instituto Nacional del Agua (INA) que tampoco cuenta con buenos pronósticos para las próximas semanas. 

En emergencia

Desde el gobierno encendieron alertas por estas dos situaciones que tienen múltiples impactos en las zonas afectadas. Desde la AFIP habilitaron la inscripción para acceder a los beneficios fiscales dirigidos a contribuyentes afectados por la bajante del Río Paraná, en tanto el ministro Dominguez se reunió con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, con el pedido de  ampliar fondos para asistir a los productores afectados por la sequía en la zona núcleo.

Mientras que el pedido de Dominguez se encuentra en revisión, las herramientas de AFIP previstas para 169 localidades linderas del río en las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones y Buenos Aires, afectadas por la bajante del río Paraná, consisten en un plazo especial para el pago de los anticipos de los impuestos a las ganancias, bienes personales e IVA así como para las obligaciones correspondientes a las contribuciones de la seguridad social, al régimen previsional de trabajadores autónomos y los monotributistas.

Los beneficios que se solicitan hasta el 31 de enero a través de la página web de la AFIP en el marco de la emergencia hídrica y, para acceder, los contribuyentes deberán acreditar el desarrollo de su actividad principal en la zona afectada mediante la presentación de un informe certificado por el organismo o repartición provincial correspondiente. Cumplido este requisito, la solicitud deberá ser ingresada a través de la web del organismo a través del servicio “Presentaciones Digitales”, opción “Zona de Emergencia – Acreditación”. 

Fuente: pagina12.com.ar

Mas noticias

NOTICIAS RELACIONADAS