26.6 C
Monteros

Seguínos

Declararon los padres de Lucas González: contaron qué hacían al momento del crimen del juvenil de Barracas Central

Cintia López y Mario González, padres de Lucas González, el juvenil de Barracas Central acribillado por tres agentes de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, declararon esta tarde ante la Fiscalía Nacional Criminal 32, a cargo de Leonel Gómez Barbella. Tanto López como González contaron que se encontraban en su casa al momento del crimen del joven. Cintia reconoció que sintió “una mala espina” cuando escuchó la noticia de un asesinato en el barrio de Barracas.

De acuerdo a NA, Cintia López relató ante los fiscales del caso Gómez Berbella y Andrés Heim que ella estaba en su casa cuando escuchó en la televisión que habían baleado a unos delincuentes. Ella reconoció que “sintió una mala espina” al oír esta información. Es en este momento le cuenta a Mario González sobre su sensación. Sin embargo, éste le dijo que no se preocupara. A los pocos minutos, llegó un amigo que le cuenta que habían baleado a su hijo y es él quien los lleva al Hospital Penna.

El papá de Lucas González contó que una vez que llegaron al centro médico, lo vieron con respirador, todo ensangrentado. Ellos dijeron que lo reconocieron por el tatuaje. Antes de decidir trasladarlo al Hospital El Cruce de Florencio Varela, los especialistas le dijeron a la madre que si le sacaban el respirador se moría. Un rato después, el joven falleció producto de las balas recibidas en la cabeza. Los padres del adolescente habían sido convocados a declarar en forma virtual, pero prefirieron presentarse en los Tribunales.

Ayer, el oficial José Nievas, el oficial mayor Fabián López y el inspector Gabriel Alejandro Isassi, principales acusados por el crimen de Lucas, declararon ante el juez de instrucción Martín Del Viso. Ninguno de ellos aceptó preguntas por parte del magistrado. Dos de ellos reconocieron haber disparado contra los jóvenes. Todavía no está claro quién causó las heridas mortales. Isassi, quien estaba a cargo de la brigada, lloró en dos oportunidades cuando declaró ante el juez, acompañado por su abogado, Alfredo Oliván.

El relato de Gabriel Issasi discrepó con la versión de las víctimas, pues sostuvo que las maniobras del VW Suran en el que se desplazaban los cuatro jóvenes eran “sospechosas”. En esta línea, el efectivo afirmó que pensó que podía tratarse de algo vinculado con drogas. Nunca explicó por qué. A su vez, dijo que en dos oportunidades hicieron sonar las sirenas y dieron la voz de alto. Esto fue desoído por Lucas y sus amigos, quienes emprendieron una maniobra de huida en la cual rozaron al rodado de la brigada.

Fuente: elintransigente.com

Mas noticias

NOTICIAS RELACIONADAS