20.2 C
Monteros
07 diciembre 2019

Alrededor de 1.500 turistas visitaron por día el Monumento al Indio

Los convoy de visitantes llegan desde Las Termas de Río Hondo durante la temporada invernal, según lo expresado por los comerciantes del lugar.

Síguenos en Facebook

Alrededor de 1.500 turistas visitaron por día el Monumento al Indio. Los convoy de visitantes llegan desde Las Termas de Río Hondo durante la temporada invernal, según lo expresado por los comerciantes del lugar.

El Chasqui o más popularmente conocido como Monumento al Indio, es uno de los puntos turísticos que posee Monteros y es visitado por miles de turistas durante el año. Los mismos llegan desde distinto lugares del mundo.

De acuerdo a lo indicado por los comerciantes del lugar, durante la temporada invernal la gran mayoría de los visitantes llegan atraídos por el turismo termense a través de las empresas que ofrecen en su pack una visita guiada a los cerros tucumanos. Mientras que en verano, el mirador recibe la visita de los tucumanos y de aquellos que se sienten atraídos por los Valles Calchaquíes.

Alrededor de 1.500 turistas visitaron por día el Monumento al Indio
LOS TURISTAS DISFRUTAN DEL MIRADOR Y REALIZAN COMPRAS. FOTO / LUCAS S. RAMOS

El Monumento al Indio es un paso obligado hacia los Valles Tucumanos, allí los visitantes aprovechan para detenerse a estirar las piernas, disfrutar del paisaje, sacar fotos, realizar compras de productos regionales, etc.

Emplazada sobre una base de 10 metros, el Monumento al Indio es una escultura de 6 metros de altura ubicada sobre la vera de la ruta provincial 307 en la reserva provincial Los Sosa, a una altitud de 1.100 metros.

Realizada por el escultor Enrique Prat Gay, la obra El Chasqui (monumento al indio) fue instalada en enero del año 1943 y restaurada en julio de 2008. Su nombre viene del idioma quechua, y significa “mensajero, agente de correo, transportador”.

Alrededor de 1.500 turistas visitaron por día el Monumento al Indio
EL CHASQUI. FOTO LUCAS S. RAMOS.

Basamento de la Obra

En la parte inferior de la escultura podemos encontrar una alegoría hacia el Himno al Sol, en donde mediante el amanecer un “chibcha” (sacerdote indígena) se inclina ante el astro mientras un poeta le ofrece música y canto. También están el amor maternal, simbolizado por una madre y su hijo; el sentir religioso, que encarna una pareja de promesantes, y un guerrero que deja su lanza y se pliega a la ceremonia. Por fin, “el mandinga” que cae al abismo, representa la luz del sol disipando las tinieblas.

Mas Noticias

Olimpiadas Atacalar: un monterizo fue el único alumno de una escuela pública en ganar la instancia provincial

Olimpiadas Atacalar: un monterizo fue el único alumno de una escuela...

Un monterizo fue el único alumno de una escuela pública en ganar la instancia provincial. Se trata de Edgar Muñoz, un estudiante del sexto...