Ya está disponible en la Argentina el Quantum Mini, el primer smartphone con Android Go en llegar al país. ¿Qué es Android Go? Una versión especial de Android 8.1 Oreo presentada a fin del año pasado, y que fue desarrollada por Google para dispositivos de hardware modesto: aquellos con entre 512 y 1 GB de RAM, y un procesador MediaTek de 4 núcleos a 1,3 GHz.

El teléfono es modesto en su propuesta, algo comprensible teniendo en cuenta el precio de 1499 pesos (sin línea): la pantalla táctil es de 4 pulgadas, la batería es de 1500 mAh y tiene una cámara trasera y otra frontal, ambas de 5 megapixeles, ambas con flash. No tiene 4G, pero sí 3G, Wi-Fi, radio FM, doble SIM y expansión de memoria.

Lo vende la filial local de la firma brasileña Positivo, que tiene un acuerdo paralelo (más conocido) con BGH desde el inicio de esta década, que no participa de este emprendimiento en particular.

Por qué Android Go

La gracia de Android Go es que usa el mismo sistema operativo (Android Oreo) que sus hermanos más poderosos, pero con componentes de software que fueron adaptados para ser usados en un dispositivo de menos recursos, ya que requiere menos RAM y menos espacio de almacenamiento; y todas las aplicaciones nativas de Android fueron rediseñadas para tener en cuenta esto (y las pantallas más pequeñas y de baja resolución) y lograr un sistema operativo ágil.

En el caso del Quantum Mini, por ejemplo, de los 8 GB de almacenamiento interno más de 5 GB están disponibles para el usuario; y Google provee herramientas como Files Go para optimizar y liberar espacio de ser necesario, lo mismo que una versión de YouTube que permite descargar el video con Wi-Fi para verlo más tarde o elegir la calidad del mismo (para usuarios que tienen un abono con tarjeta prepaga o con un plan de datos exiguo).

Según la compañía, las aplicaciones prediseñadas para Android Go ocupan la mitad que las convencionales. Pero estos dispositivos (incluyendo el Quantum Mini) usan la misma tienda de aplicaciones que un teléfono convencional: si la aplicación que busca el usuario tiene versión para Android Go, usará esa; si no, cargará la normal.

Tener más control sobre la gama baja

Android Go es la jugada de Google para tener algo de control sobre la gama más baja de dispositivos; lo que hasta ahora hacían los fabricantes que creaban teléfonos económicos era usar una versión antigua del sistema operativo (Android 7 o incluso 6), que exige menos recursos; pero esto fragmenta mucho la plataforma, e impide que todo el ecosistema de Android se actualice en masa, que sume los parches de seguridad, etcétera.

Así, sólo el 6 por ciento de los 2000 millones de equipos en uso hoy tiene Android Oreo, la versión más reciente; el resto corre versiones viejas o directamente obsoletas, lo que retrasa la introducción de funciones nuevas.

Y esto contrasta con iOS: el 81 por ciento de los dispositivos en uso corre iOS 11 ( y podrá actualizarse a iOS 12, según confirmó ayer Apple ), incluyendo equipos que Apple llevó al mercado en 2013, un lapso de soporte impensado en el mundo Android.

El de Quantum Mini es el primero en la Argentina, pero no el único en el mercado: tanto Alcatel como Nokia tienen modelos con Android Go, todos con procesadores MediaTek y características similares.

Android Go no debe confundirse con Android One, que en su primera encarnación (hace casi un lustro) tenía una misión similar a la que tiene Android Go ahora, es decir, ofrecer una versión de Android certificada por Google para dispositivos de hardware limitado. Tuvo relativo éxito en Asia (donde debía competir con las variedades autóctonas de Android sin la tienda ni los servicios de Google), pero el año pasado mutó a una plataforma parecida a la de Nexus: una versión de Android “limpia y actualizada” para dispositivos de gama media y alta. Y dejó la gama baja para Android Go.