19 junio 2019
6 C
Monteros

“El árbol sobrevivirá más tiempo si la gente aprende a cuidarlo”

Desde hace muchos años, especialistas de la Unse trabajan en procura de mejorar las condiciones ambientales alrededor de este árbol

Síguenos en Facebook

El paso inclemente del tiempo, la creciente frecuencia de visitantes y las velas que se prendieron en el hueco del sagrado árbol de Mailín, originaron un importante deterioro de este histórico algarrobo de más de 300 años de antigüedad.

Desde hace muchos años, especialistas de la Unse trabajan en procura de mejorar las condiciones ambientales alrededor de este árbol, en otras acciones propuestas para que el algarrobo continúe en pie durante mucho tiempo más.

Respecto de las tareas actuales, la doctora en Ciencias Forestales, Patricia Hernández, señaló a EL LIBERAL que “durante muchos años, el árbol fue muy castigado desde que se pusieron velas en el hueco, y también el cantero de cemento que fue hecho para “protegerlo”, lo perjudicó, por lo tanto, dicha intervención no fue lo más conveniente en su momento”, remarcó la profesional a cargo de la preservación y mantenimiento de la histórica especie, quien tiene la ayuda y asesoramiento de la técnica en viveros Silvia Hernández.

Comentó que en la actualidad, “se encaran tareas de mantenimiento con podas muy suaves de los gajos que están secos, pero siempre tratando de no intervenir demasiado, porque es preferible que el árbol esté lo más aislado posible”.

En este marco de tareas necesarias a implementar, Hernández dijo que “es aconsejable que se haga más grande el cercado y se prohíba el paso de la gente, porque sino el árbol se morirá”, sostuvo, al estimar que la datación de la edad del algarrobo ronda entre los 321 años, según un trabajo encarado por Dra. en Ciencias Forestales Ana María Jiménez.

Ahondó además que las tareas de mantenimiento y poda que se encaran en el árbol sagrado “es para que sobreviva más tiempo, y va a depender mucho del cuidado y respeto que tenga la gente”.

Entre otras tareas de intervención, la doctora en Ciencias Forestales comentó que “se hicieron plantines de las semillas del árbol, retoños que se entregarán al santuario de Mailín, para que posteriormente de la bendición se los otorgue a las parroquias y promesantes más antiguos, como una forma de que el árbol siga viviendo a través de sus hijos”.

Precisó que al tratarse de un árbol de más de 300 años, “estuvo bajo un suelo salitroso, pero no fue afectado por eso y menos por las lluvias, por algo se mantuvo siempre en pie. Hay que dejar que el árbol tenga una vejez en paz y entre todos sepamos cuidarlo”, recalcó, al agregar también tener a cargo “una misión importante como profesional y católica, como parte del equipo de la preservación del árbol sagrado”.

Mas Noticias

Federico Arquez participará de la Copa del Mundo de Vóley Sub 21

Federico Arquez participará de la Copa del Mundo de Vóley Sub...

Federico Arquez actual integrante del equipo Ciudad Voley, fue confirmado el pasado lunes por la Feva para integrar nuevamente la Selección Argentina de Vóley...