21 C
Monteros
15 septiembre 2019

Grave denuncia: Fue retirar a su hija de la escuela y la encontró atada con cinta

Una niña fue encontraba con sus dos manos atadas en el momento que su progenitora fue al establecimiento educativo Especial Nº 2044. Estalló la indignación y la profesional fue apartada de su cargo tras la denuncia.

Síguenos en Facebook

Un bochornoso e indignante acontecimiento ocurrió en la Escuela Especial Profesor Mario Camilo Vitalone. La madre de una de las alumnas encontró a su hija con las manos atadas con cinta. En ese momento no tuvo reacción, pero horas más tarde se desahogó narrando el hecho en redes sociales y desde la institución educativa apartaron a la maestra a cargo del curso.

Por lo que se desprende del testimonio de Sandra, la progenitora de la niña maltratada, tenía las dos manos unidas con varias vueltas de cinta e intenta soltarse por sus medios, sin poder lograrlo. La niña de 12 años sufre de autismo y no puede comunicarse verbalmente.

Aunque la explicación que le habrían dado a su madre es que se trataba de “un juego”. De todas maneras, eso no convenció a su madre, quien estalló en angustia.

Los directivos de la institución educativa se interiorizaron acerca de lo ocurrido de forma inmediatamente y resolvieron correr a la profesional que estaba brindando la clase. Por lo que se pudo saber, era una maestra que venía realizando un reemplazo.

María del Carmen Natalino, supervisora regional del Nivel Especial, dialogó con Radio Casilda y aseguró: “No hay justificativo para lo que pudimos saber hasta el momento. Desconozco en que situación se generó”. Además remarcó la correcta comunicación del establecimiento escolar, que se encargó de comunicar como fueron los hechos.

De ahora en más, se abre un proceso de investigación, con la intervención del personal de Legales de la Provincia de Santa Fe. Habrá entrevistas con los protagonistas y mañana serán citado los padres de las adolescente.

“Mi hija no se estaba divirtiendo, ni siquiera podía desatarse. La vicedirectora estaba en ese momento en el salón y le pidió a la maestra que la había atado, que le cortara las cintas”, manifestó Sandra en diálogo con Radio Casilda. Según su perspectiva, la ataron porque la niña es muy hiperactiva y le cuesta estar quieta.

Más tarde, la misma progenitora admitió que se arrepintió de no haber reaccionado en el momento.

Simplemente se retiró y estalló en llanto en su automóvil particular. “Mi hija no habla, no sabe contar lo que pasa cada día en ese lugar. Entonces no sé si era la primera vez que estuvo expuesta a algo así”, soltó. Por ese motivo puso en duda la continuidad de su hija en el establecimiento, aunque también aclaró que no pretende ensuciar a la institución educativa.

Mas Noticias

Preparaban un asado y se les incendió la propiedad

Preparaban un asado y se les incendió la propiedad

Un incendio del tipo estructural sorprendió a los vecinos de la zona sur del casco céntrico de la ciudad de Monteros, durante la jornada...