Como todos los 07 de agosto, los fieles de San Cayetano se acercaron al pasaje José Garcia donde se encuentra ubicada la gruta, en el barrio que lleva su mismo nombre, para agradecer y pedir por Pan y Trabajo.

 

En esta ocasión el cura párroco Hugo Delgado fue el encargado brindar la misa antes los devotos presentes quienes ademas recorrieron las calles aledañas al barrio para cumplir con la procesión.

El origen de esta celebración se remonta al 7 de agosto de 1547, el día de la muerte de San Cayetano. El presbítero italiano nació en el seno de una familia acomodada, pero desde joven supo que su objetivo era ayudar y servir a los demás. En efecto, todo los ajeno a esto, era algo superfluo y no necesario para poder vivir en plenitud.

San Cayetano fue hijo de los condes de Thiene, su padre, el Conde Gaspar de Thiene y su madre María di Porto, y estudió derecho en la Universidad de Padua. Recién terminada la carrera fue nombrado protonotario apostólico en la corte del papa Julio II, en Roma y, a partir de ese momento, comenzó una vida de reflexión y filosofía.