InicioPolíticaPese a las dudas de Caputo, Milei podría avanzar con el plan...

Pese a las dudas de Caputo, Milei podría avanzar con el plan de dolarizar la economía antes de lo previsto

El Presidente se envalentona cuando mira la cantidad de divisas que compró el BCRA en su primer mes de Gobierno. Ferraro, el ministro que todavía no se fue. La militancia incondicional de Macri.

Luciana Geuna

03 de febrero 2024, 23:20hs

Javier Milei y Nicolás Caputo (Fotos: NA)

Javier Milei y Nicolás Caputo (Fotos: NA)

“No negociamos, la gente los va a juzgar”. Karina Milei corta la llamada de un dirigente que esta semana peleaba por apurar un acuerdo. Está en su despacho. La postura no es hacia afuera. Es la que sostiene con convencimiento la tríada que conforma el Presidente, ella y Santiago Caputo. “Nosotros vemos que los que no acompañaron van a ser escrachados por la gente”, insiste ante su interlocutor de ese momento.

Son horas trascendentes, que definirán el vínculo del Gobierno con la oposición. Incluso después de la aprobación en general de la Ley Ómnibus en Diputados, el final no está escrito. El inestable equilibrio que promovían los gobernadores ya se rompió. El Ejecutivo cree que lo que perdió en el recinto cediendo artículos lo ganó en la narrativa de la confrontación con la casta.

Más allá de la Ley Ómnibus, hay sola una agenda que obsesiona a Milei: la que transmitió a la periodista del Wall Street Journal. El déficit cero, el fin del cepo, comprar dólares y llegar a la base monetaria que le permitiría dolarizar mucho antes de lo que sueña. ¿Lo va a hacer? Ganas no le faltan, aunque el ministro de Economía sufra cada vez que vuelve con ese tema.

Leé también: El Presidente hizo lo que no quería para evitar una derrota en el Congreso con la Ley Ómnibus

¿El fin de los dialoguistas?

La realidad está mucho más hostil. Suceden dos mundos en paralelo. Los “dialoguistas” empiezan a mirar con desconcierto los movimientos del Gobierno. Ya no ven astucia sino amateurismo. Nadie entendió del todo el juego con la ley de Bases.

Se reanudó el debate de la Ley Ómnibus en el tercer día de sesiones.

Se reanudó el debate de la Ley Ómnibus en el tercer día de sesiones.

El chat “Gobernadores+Jefe de Gobierno” que nuclea por primera vez a los mandatarios de todos los partidos y a Jorge Macri de CABA, nació como un intercambio amable, proconsenso y se convirtió esta semana en un grupo que descarga su furia contra la Casa Rosada. Estuvieron muy cerca de escribir un comunicado de repudio al retuit que le dio Milei a Joaquín de la Torre: “Lo que en realidad quieren los diputados del ‘bloque extorsión’ es seguir viviendo del negocio de la política. No tuvieron problema en darle facultades extraordinarias a CFK, Alberto y Kicillof. Siempre estuvieron cómodos con el modelo progre y estatista”.

Si todavía no recibís el análisis de Luciana Geuna en tu email,

suscribite acá

Mauricio Macri y Javier Milei

Todavía era de día en Villa La Angostura, a pesar de que eran casi las nueve de la noche. Delicias del verano del sur. Mauricio Macri miraba el lago Nahuel Huapi desde su casa en Cumelen, pero la tele no la enciendía. Se debatía la Ley Ómnibus en medio del calor porteño, la tensión en las calles que bordean el Congreso acababa de tener otro momento riesgoso y adentro seguían los discursos casi hasta el letargo. El expresidente no veía las imágenes, pero sabía perfectamente que a esa hora la UCR cuestionaba cada vez más los dos temas que quedaban por resolver para apoyar la norma en particular: la delegación de facultades y la lista de empresas públicas privatizables. “¿A quién se le ocurre discutir la privatización de Aerolíneas o del sistema de Medios Públicos cuando la gente solo se informa por el celular y nadie mira ese canal? No pasa en ningún país del mundo”, despotrica en sus conversaciones. Guarda un fastidio particular por la dinámica de funcionamiento de sus exaliados, los radicales. “El país está al borde de una híper y se ponen exquisitos con un Presidente que acaba de entrar”.

Javier Milei cuando recibió el apoyo de Macri por el mega DNU de desregulación económica (archivo).

Javier Milei cuando recibió el apoyo de Macri por el mega DNU de desregulación económica (archivo).

Desde la campaña hasta acá, los que lo conocen mucho todavía se sorprenden de lo encendido que está con la rosca política, una disciplina que nunca le gustó particularmente. Su casa de vacaciones es sede de reuniones permanentes. Se quedará en Cumelen hasta su cumpleaños, el 8 de febrero, pero antes espera asistir a un encuentro en Chubut para consolidar el “operativo clamor” a su decisión de presidir el PRO. No habrá interna y él será designado. Hay mucha ironía en la mesa chica del partido sobre este movimiento. Sus referentes más conocidos prefieren ni opinar en público de la jugada. En el calor de Buenos Aires, creen que seguir siendo noticia con estos temas, son todos tiros en los pies.

Casi todas las vivencias del gobierno de Javier Milei le generan un reflejo de su experiencia. Ese sigue siendo el núcleo de las conversaciones entre ellos, a pesar de que alrededor del libertario, desconfían en profundidad de la intensidad con que Macri milita al Gobierno. Él recuerda su primer año de gestión o el tratamiento de la Ley Previsional. Sobre todo, tiene fresco el fallo de la Corte Suprema que recibió apenas asumió, que benefició a las provincias y le dejó las cuentas de la Nación incómodas para siempre.

Algo de eso le dijo al Presidente en este tiempo: que si le concedía ya todas las demandas a los gobernadores, lo que seguía era sometimiento. Milei ya lo había entendido. En ese plano, opera a mayor velocidad. Lo sabe perfectamente el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, que recibió de Karina Milei la orden intempestiva de retirar el paquete fiscal de la Ley Ómnibus en medio de la pugna trabada con las provincias.

Ferraro, el ministro fantasma

Hubo varias horas de desconcierto en los despachos de Caputo y su círculo íntimo que no se filtraron. El alineamiento entre Caputo y el Presidente es total pero ahí se encendió una alarma.

Fue un combo que incluyó la salida nunca efectivizada del ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro y el traspaso -sin ejecutar formalmente- de esa área a Economía.

Guillermo Ferraro, durante su exposición ante Diputados (Foto: NA).

Guillermo Ferraro, durante su exposición ante Diputados (Foto: NA).

Se armó ahí un pantano particular: Ferraro es formalmente el ministro todavía, su firma sigue valiendo para ejecutar decisiones y a una semana de su salida informal del Gobierno, nadie de Economía se comunicó con los funcionarios a cargo de las Secretarías que él coordinaba. En ese paquete, están Desarrollo Territorial, Hábitat y Vivienda, Transporte, Comunicaciones y Conectividad.

Presidencia solo oficializó que Ferraro presentaría la renuncia. Nada de eso pasó aún. ¿Dónde está Ferraro? “Es ministro”, responden los suyos. Hay que prestar atención al final de esa historia.

Algunos se preguntan si este antecedente no será más costoso de lo que se cree. Este será un Gobierno con mucho recambio de funcionarios. ¿Quién va a querer entrar si las salidas son así? Algunos se acuerdan del kirchnerismo.

Bonus track: según encuestas, escala la polarización, pero la imagen de Milei sigue fuerte

Las consultoras están en período de medición intensa. ¿Cuánto afecta la inflación alta, la baja de la actividad económica, la licuación de los sueldos, a la imagen del Presidente? ¿Cuánto aguanta esa ecuación de sacrifico social hasta que mejor la perspectiva?

Leé también: La razón de ser del peronismo en nuestros días

Los resultados son diversos. Algunos dicen que el Presidente pierde porciones de popularidad en pasos rápidos. Pero el último trabajo de la consultora Aresco, que se está terminando de relevar esta misma semana, dice otra cosa: la imagen positiva de Javier Milei sostiene sus niveles de voto. El apoyo no es para sus medidas, sino que para sus ideas de cambio. Cuando las preguntas apuntan al DNU y a la Ley Ómnibus, las respuestas están partidas a la mitad. El entorno del Presidente mira el número de la imagen cuando toma las decisiones. Acelerar mientras dure.

Fuente: tn.com.ar

Más Noticias

También puede interesarte