InicioSaludLas ocho razones por las que se puede perder la libido y...

Las ocho razones por las que se puede perder la libido y qué hacer para recuperar el deseo

Se trata de causas más comunes de lo que creemos y conocerlas puede ayudar a que podamos buscarle una solución al problema.

La falta de deseo sexual puede estar relacionada a varios factores. (Foto: Adobe Stock)

La falta de deseo sexual puede estar relacionada a varios factores. (Foto: Adobe Stock)

Sentir que nuestro deseo sexual se desvaneció puede ser frustrante y preocupante, pero también es muy normal. Las dificultades con la libido pueden llegar a ser un problema y, a veces, lo es más en las mujeres, por lo cual comprender en qué punto nos encontramos para poder llegar a donde nos gustaría estar, en cuanto a deseo, es crucial.

La clave es definir cuál es nuestro deseo sexual medio, lo cual es algo muy personal. Además, como en el sexo participan dos personas, también hay que tener en cuenta los niveles de estrés, el tiempo y las agendas de ambas. “Hay que saber de dónde partimos y adónde queremos llegar” dice Kate Moyle, terapeuta psicosexual y de relaciones.

Un abrazo puede colaborar a aumentar el deseo sexual. (Foto: Adobe Stock)

Un abrazo puede colaborar a aumentar el deseo sexual. (Foto: Adobe Stock)

En cuanto al sexo, no hay que obsesionarse con la cantidad. “Normalmente medimos el sexo como un indicador de la salud de una relación, pero tenemos que dejar de hacerlo”, explica Moyle, quien indicó que sexo e intimidad no son sinónimos y que se puede tener una relación muy sexual sin intimidad y viceversa, a la vez que recomendó centrarse en mejorar las relaciones sexuales, no en aumentarlas.

Lee también Programar el sexo tiene inmensos beneficios para la pareja

¿Qué es lo que une a las parejas que mantienen una vida sexual sana y vibrante? Dedican espacio, tiempo y esfuerzo a darle prioridad, tienen noches sin tecnología, reservan un lugar para ir a cenar o salen a tomar algo, se dan masajes. Moyle aconseja recordar que el apetito sexual tiene altibajos, como todo lo demás. Por ejemplo, si hubo un duelo en la familia o estamos pasando por una situación de estrés financiero, todo ello va a tener un impacto.

8 cosas que pueden causar bajo deseo sexual

  1. Relaciones sexuales insatisfactorias. Si estamos estancados en el sexo y lo que tenemos no es exactamente lo que más nos gusta, no tenemos muchos incentivos para tener más. Si vamos a un restaurante y está bueno, volveremos, dijo Moyle, a la vez que indicó que en cuestiones sexuales se aplica el mismo principio. Además, señaló que hay que intentar cambiar una cosa cada vez que tengamos relaciones sexuales, puede ser algo tan sencillo como hacerlo en el otro extremo de la cama o que uno de los dos se ponga un antifaz. “Esto ayuda a romper la rutina”, ejemplificó.
  2. Estrés. “El sexo no es sólo un acto físico, sino también emocional”, afirma la Dra. Catherine Hood, especialista en medicina psicosexual del Servicio Nacional de Salud de Londres. Por eso, cualquier cambio en la vida, como el embarazo, el parto o la lactancia, un cambio de trabajo o un duelo, puede pasar factura. Los problemas de pareja son también una de las principales causas de la disminución de la libido. Más de la mitad de las personas afirma que es menos propensa a mantener relaciones sexuales cuando hay estrés.
  3. Anticoncepción hormonal. Para algunas mujeres, los anticonceptivos hormonales son la solución perfecta para dar un nuevo impulso a su vida sexual: despreocuparse de un embarazo inesperado puede resultar muy liberador, pero para otras puede tener el efecto contrario. La Dra. Andrea Pennington, médica especialista en comunicación consciente recuerda que los anticonceptivos hormonales disminuyen la acción productora de hormonas de los ovarios. Los ovarios también producen testosterona, por lo que tomar la píldora anticonceptiva reducirá la producción de testosterona natural. Esto es importante porque la testosterona es uno de los principales factores que contribuyen a la libido y las fantasías sexuales de las mujeres.
  4. Diabetes. La diabetes tipo 2 puede ser una de las causas de la falta de deseo sexual. Tras periodos prolongados de altos niveles de azúcar en sangre, las arterias y las venas pueden obstruirse”, explica Pennington. Esto provoca una disminución del flujo sanguíneo a las extremidades, vagina y vulva. Ante esta situación, es hora de volver a enamorarse de los lácteos. Investigadores suecos descubrieron que comer ocho o más raciones de lácteos al día puede reducir en un 23% el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2.
  5. Presión arterial. La mayoría de las mujeres no relaciona el bajo deseo sexual con problemas de tensión arterial, pero podría considerarse una de las primeras señales de advertencia de que los vasos sanguíneos están comprometidos, afirma. Pennington. “La baja libido, la disminución de la excitación y la falta de orgasmo suelen darse en personas con vasos sanguíneos débiles y una mala conducción nerviosa provocada por un alto nivel de azúcar en sangre”, dijo. Algunas enfermedades y afecciones pueden afectar a la libido, pero no siempre son evidentes. Es aconsejable tomarse la presión de forma rutinaria, una vez al año, para hacer un seguimiento a lo largo del tiempo.
  6. Menopausia. La menopausia no es algo que afecte únicamente a las mujeres de cierta edad. De hecho, la menopausia precoz afecta a 110.000 mujeres menores de 40 años y la falta de deseo sexual es uno de los síntomas más comunes de la menopausia. Los niveles de estrógenos descienden durante la transición a la menopausia”, explica Hood. Esto puede reducir el interés por el sexo y provocar sequedad en los tejidos vaginales, con el consiguiente dolor o incomodidad. Aunque muchas mujeres siguen teniendo relaciones sexuales satisfactorias durante la menopausia y después, algunas experimentan una disminución de la libido durante este cambio hormonal.
  7. Ansiedad y depresión. Sentirse alegre y motivado está relacionado con un mayor deseo sexual. Por lo tanto, si padecemos síntomas de depresión o ansiedad, no es de extrañar que también experimentemos un bajo deseo sexual. De hecho, un estudio de la Universidad de Michigan reveló que sentirse físicamente tenso no sólo provoca una menor excitación psicológica y genital, sino también más dolor durante las relaciones sexuales. Los especialistas recomiendan dejar de presionarse para tener sexo y, en lugar de eso, disfrutar de un paseo por el parque con la pareja, por ejemplo.
  8. Estilo de vida. “Un vaso de vino
    puede ponerte de buen humor, pero demasiado alcohol puede afectar a tu deseo sexual”, afirma Hood, quien además dijo que fumar también puede apagar la excitación y lo mismo ocurre con la falta de ejercicio o el exceso de ejercicio y el consumo de alimentos inadecuados. La vida es cuestión de equilibrio, pero si llevamoss demasiados días seguidos con el apetito sexual bajo y no sabemos por dónde empezar, puede que nos interese mirar más cerca de casa, por ejemplo en la heladera y ver cuántos de estos alimentos potencian la libido. Hood recomienda paltas, almendras y fresas.

Qué podemos hacer contra el bajo deseo sexual

Si tenemos un deseo sexual bajo y es un problema para nosotros, hay muchas cosas que pueden ayudarnos y Hood recomienda lo siguiente:

  • Abandonar la presión. Cuanto más nos preocupemos, peor puede ir.
  • Dormir más. Un estudio concluyó que las mujeres que dormían una hora más tenían un 14% más de probabilidades de mantener relaciones sexuales al día siguiente.
  • Utilizar la imaginación. En el caso de las mujeres, el deseo puede responder en gran medida a la excitación. Los terapeutas suelen decir a las mujeres que pueden aumentar su interés por el sexo fantaseando, leyendo libros eróticos o viendo pornografía.
  • Un abrazo. El contacto piel con piel a través de los abrazos provoca la liberación de oxitocina, la hormona del “vínculo”, y también de serotonina, que te hace sentir bien. Así que, independientemente de si quieres sexo o no, es importante mantener o incluso aumentar el contacto físico de esta forma.
  • Recuperar el romanticismo. Si llevamos tiempo con nuestra pareja, es fácil que se nos escape el romanticismo, por eso se pueden organizar citas nocturnas para redescubrir lo que veíamos en la otra persona desde el principio..

Fuente: tn.com.ar

Más Noticias

También puede interesarte