InicioSaludTener ciclos menstruales irregulares puede influir negativamente en la salud del hígado,...

Tener ciclos menstruales irregulares puede influir negativamente en la salud del hígado, según la ciencia

La investigación pertenece a la universidad de Seúl, Corea del Sur, y agrega una pieza más al conocimiento sobre los posibles efectos remotos de las alteraciones de la menstruación.

Hay una relación entre los ciclos menstruales largos o irregulares y el hígado graso. Asier - stock.adobe.com

Hay una relación entre los ciclos menstruales largos o irregulares y el hígado graso. Asier – stock.adobe.com

Un estudio científico identificó la posibilidad de que el ciclo menstrual irregular afecte al bienestar del hígado. Hay mujeres que tienen una menstruación particularmente prolongada o sufren irregularidades del ciclo, es decir, que se demora más de lo habitual o que su duración varía.

Lo primero es hablar de esta situación con el ginecólogo, para entender cuáles pueden ser las causas del problema y, si es necesario, seguir las pautas que proponga para solucionarlo.

Hay que estar atentas a algunas señales que da el organismo. (Foto: Adobe Stock)

Hay que estar atentas a algunas señales que da el organismo. (Foto: Adobe Stock)

Ahora, una investigación realizada en la Universidad de Seúl, Corea del Sur, agrega una pieza más al conocimiento sobre los posibles efectos remotos de las alteraciones del ciclo menstrual.

Leé también: Qué es el hígado graso, la enfermedad hepática crónica más frecuente en el mundo

Irregularidades menstruales

En aquellas personas que tienen problemas de este tipo, el riesgo de desarrollar esteatosis no alcohólica del hígado (con frecuencua definida con el acrónimo anglosajón NAFLD) sería mayor. La investigación fue publicada en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Se sabe que padecer irregularidades menstruales en cuanto a duración y ciclos puede estar asociado a una serie de problemas metabólicos, como la diabetes tipo 2 y, en consecuencia, también demandan una atención especial a la salud del corazón y las arterias. También se sabe que la obesidad, que quizás pueda estar asociada a estas alteraciones en el ciclo, es obviamente un factor que tiende a alterar el equilibrio metabólico del organismo.

La enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) es una patología crónica. EFE

La enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) es una patología crónica. EFE

El estudio en cualquier caso identifica la posibilidad de que la irregularidad menstrual pueda afectar al bienestar del hígado, incluso independientemente de si hay sobrepeso en la persona. En particular, los expertos focalizan en el clásico “hígado graso” no relacionado con la ingesta excesiva de alcohol.

Leyendo los resultados del estudio, realizado en más de 70.000 mujeres menores de 40 años, surgen en primer lugar dos datos:

El 28% de la mujeres que participaron del estudio tenía flujos menstruales irregulares por tiempos y/o duración.Siete de cada cien jóvenes, según la primera observación, tenían signos de enfermedad del hígado graso no alcohólico.El seguimiento de estas mujeres se prolongó durante cuatro años, con la identificación de nuevos casos de “hígado graso” en el 9% de los casos, con una mayor frecuencia de inicio precisamente en aquellas que tenían problemas relacionados con el ciclo menstrual.

Si la mujer tiene irregularidades en el ciclo, tiene que seguir una dieta rica en verduras y con bajo contenido en grasas y controlar el peso, también a través de la actividad física regular puede ser muy útil para controlar el bienestar del hígado y el metabolismo de todo el organismo, opinan los expertos autores del trabajo.

Por qué debemos prestar atención al hígado graso

Básicamente, porque este órgano, que realmente funciona como un laboratorio, representa una especie de “metrónomo” del metabolismo del cuerpo.

En este sentido, la dieta alta en calorías, especialmente si se combina con una actividad física deficiente, representa un enemigo para la salud del hígado obligado a trabajar en exceso y llevado al “relleno” con tejido adiposo.

El hígado graso en estos casos puede convertirse en una manifestación del síndrome metabólico, caracterizado por sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión, aumento de los triglicéridos, reducción del colesterol bueno o Hdl.

Si la mujer tiene irregularidades en el ciclo, tiene que seguir una dieta rica en verduras. Foto: Adobe

Si la mujer tiene irregularidades en el ciclo, tiene que seguir una dieta rica en verduras. Foto: Adobe

En la base de la esteatosis hepática, también hay resistencia a la insulina: el páncreas debe producir más insulina para mantener el azúcar en la sangre normal y esto a la larga causa diabetes. Aquellos que tienen hígado graso tienen un riesgo de desarrollar diabetes tres a cuatro veces mayor que aquellos que no lo tienen, y la diabetes también juega un papel clave en el desarrollo de problemas vasculares.

Cómo detectar el hígado graso

Para notar el hígado graso, el enfoque más simple es hacer una ecografía que permite ver si el hígado es hiperrreflectante. Desafortunadamente, no hay medicamentos específicos, por lo que en caso de esteatosis hepática metabólica es necesario centrarse en el estilo de vida.

Los expertos repiten el consejo: confiar en la dieta mediterránea, que es baja en grasas saturadas, quesos, embutidos, dulces, mientras que es rica en frutas, verduras, legumbres, pescado. También es esencial reducir las calorías en el caso de que la persona tenga sobrepeso. Y la actividad física regular siempre es necesaria.

Fuente: tn.com.ar

Más Noticias

También puede interesarte