InicioSociedadLas instituciones y colectivos culturales repudiaron las derogaciones y recortes previstos en...

Las instituciones y colectivos culturales repudiaron las derogaciones y recortes previstos en la Ley Ómnibus

Desde el sector editorial al Instituto del Teatro y el de la música, se suman rechazos a las eliminaciones propuestas por el Ejecutivo. “No hay razones para destruir el futuro cultural de la Argentina”, dice Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro.

Las instituciones y colectivos culturales repudiaron los recortes y derogaciones de la Ley Ómnibus (Foto: Instagram / cineargentinounido)

Las instituciones y colectivos culturales repudiaron los recortes y derogaciones de la Ley Ómnibus (Foto: Instagram / cineargentinounido)

En cuatro artículos, el megaproyecto de ley que fue enviado al Congreso busca la eliminación de un organismo ejemplar de la política cultural argentina como es el Fondo Nacional de las Artes, creado en 1958; y de la Ley Nacional de Teatro (1998), junto con su respectivo Instituto; dos instituciones claves en la posibilidad de existencia de una Cultura Federal.

Colectivos culturales y representantes de la cultura repudiaron los recortes y derogaciones previstas en la Ley Ómnibus, que incluye propuestas que dan vuelta, o directamente amenazan con terminar el funcionamiento de amplios sectores de la vida cultural.

Leé también: Entre discursos de cierre del INCAA y recortes a la cultura, la gente de cine se une para defender al sector

La iniciativa del Ejacutivo, que fue enviada al Congreso este miércoles, prevé también la derogación de las leyes de protección de la actividad librera. “Esta decisión haría colapsar a toda la cadena de valor del libro”, cuestionaron desde la Fundación El Libro.

El Cine Gaumont es uno de los espacios INCAA. (Foto: Instagram / cine.gaumont)

El Cine Gaumont es uno de los espacios INCAA. (Foto: Instagram / cine.gaumont)

Cómo se verá afectado el INCAA con la Ley Ómnibus

Desde el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) dieron conocer un documento revisado por sus abogados en el que se subrayan las novedades, eliminaciones y derogaciones. De ellas se infiere que la escuela de cine Enerc solo podría continuar existiendo en caso de que el instituto contara con los fondos, así como el riesgo de la continuidad de la pantalla Ventana Sur y el Festival de cine de Mar del Plata, derivado de la quita de fondos. “Olvídense del festival”, dijo una fuente del organismo.

Con la renuncia el 10 de diciembre de Nicolás Batlle, no hay autoridad habilitada en el INCAA y no fue posible obtener declaraciones de un representante. Sí alertaron por los subsidios a películas pequeñas, en tanto que el proyecto explicita la eliminación a la producción de cortometrajes y la posibilidad de otorgar créditos a tasa subsidiada. Además, se implica una reducción de personal, pues se establece que el gasto de recursos humanos no puede exceder el 25%. También la protección de las salas de cine y espacios culturales se vería amenazada, según se desprende de los recortes y denuncian los involucrados.

Representantes de las 25 películas y proyectos argentinos presentes en el festival internacional de cine de San Sebastián (Foto: Instagram / cineargentinounido)

Representantes de las 25 películas y proyectos argentinos presentes en el festival internacional de cine de San Sebastián (Foto: Instagram / cineargentinounido)

El colectivo de cineastas, reunido bajo el lema Cine Argentino Unido, viene realizando acciones, asambleas, banderazos y cartas abiertas desde hace ya algunos meses, alertando por esta situación. En un año, vale decirlo, de especial brillo para el cine argentino por la calidad, diversidad y repercusión internacional de sus películas. La última acción multitudinaria de esta agrupación tuvo lugar en la apertura del Festival de Mar del Plata: un banderazo y foto grupal junto al candidato Sergio Massa, en apoyo partidario explícito a días de la elección.

Cine Argentino Unido rechaza el violento avance contra la democracia, sus instituciones y las libertades civiles por parte del Poder Ejecutivo —dice su comunicado, difundido en redes—. Expresamos nuestro absoluto repudio al DNU y la Ley Ómnibus que entre otras cosas deroga la ley de precio único del libro, reforma el Instituto Nacional de la Música (Inamu), elimina el Instituto Nacional de Teatro (INT) y el Fondo Nacional de las Artes (FNA), desfinancia al INCAA y desaparece a la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc). La aplicación de estas leyes tendrá un efecto devastador, incalculable e irreparable para toda la cultura y la soberanía nacional y muy específicamente para los trabajadores que dependen de las industrias culturales, generando miles de nuevos desocupados. Más que nunca, cine argentino unido en defensa de la democracia y las y los trabajadores”.

Demián Rugna, director de Cuando acecha la maldad, película nacional que se llevó el premio mayor en el Festival de Cine de Sitges, fue vista por 259.229 personas y recaudó más de 802,077 dólares a nivel global, también se mostró preocupado. “Me parece una ley nefasta que solo está diseñada para entregar la soberanía de la Argentina”, señaló en diálogo con TN.

“Los cambios en el INCAA prácticamente destruyen al cine Argentino Federal, desfinanciándolo en un 75% ya que el aporte que se hace a través del ENACOM es el ingreso mayoritario, y esos son impuestos que pagan los medios de comunicación, no la gente. Ahora ese fondo se desvía hacia el tesoro nacional como pasaba en la época de Menem, seguramente para pagar deuda externa que el cine argentino no tomó”, explicó.

Demián Rugna llevó al terror argentino a lo más alto en el Festival de Sitges. (Foto: Instagram / demianrugna)

Demián Rugna llevó al terror argentino a lo más alto en el Festival de Sitges. (Foto: Instagram / demianrugna)

En cuanto a los subsidios, aclaró: “Ahora se reducen del 75% al 50% del valor de la película y se limita a las productoras a recibir uno cada dos años. Entonces si a esa película le va mal, simplemente funde a la productora ya que no tiene forma de recuperarse hasta dentro de dos años. Ambas situaciones solo benefician a las grandes productoras que básicamente no necesitan del INCAA, reduciendo a un pequeño monopolio de grandes empresas la potestad de hacer películas”.

Otra de las consecuencias sería la eliminación de la cuota de pantalla. “Esta medida desprotege al cine nacional en salas frente a películas de Hollywood”, concluyó Rugna.

La llegada del proyecto de ley coincidió con el anuncio, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, de la realización del BAFICI, Festival de Cine Independiente, cuya continuidad estuvo rodeada de rumores a partir de los cambios políticos nacionales. Su director artístico, Javier Porta Fouz anunció que la edición número 25 se realizará entre el 17 y el 28 de abril de 2024.

Cómo se verá afectada la Fundación El Libro con la Ley Ómnibus

Por su parte, desde la Fundación El Libro, organizadora de la Feria porteña, también salieron a comunicar su rechazo a los proyectos del Ejecutivo. En este caso, por la propuesta de derogar las leyes de protección de la actividad librera, de la creación del Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional del Teatro. Ahí se lee que el sector, que agrupa a distintas entidades vinculadas el mundo editorial, manifiesta su total y absoluto rechazo a los proyectos de derogaciones de leyes fundamentales para el funcionamiento del valioso y admirado sistema cultural argentino”.

“La Ley de Defensa de la Actividad Librera N.° 25.542 protege la bibliodiversidad y su derogación haría colapsar a toda la cadena de valor del libro, sobre todo a los eslabones más débiles. Además, se busca hacer desaparecer a dos de las instituciones culturales insignias de nuestro país: el Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional del Teatro, y así destruir el entramado cultural argentino, tan admirado en todo el mundo”, dice el comunicado.

“Estas normas expresadas a través de un DNU, de dudosa eficacia legislativa y legal, y ahora estos proyectos de ley presentados al Congreso son sin duda un avasallamiento a un fuerte andamiaje cultural que fue construido a lo largo de casi toda nuestra vida como Estado, como Nación”, dice a TN Alejandro Vaccaro, Presidente de la Fundación El Libro.

Alejandro Vaccaro, Presidente de la Fundación El Libro (Foto: Facebook / alejandrovaccarook)

Alejandro Vaccaro, Presidente de la Fundación El Libro (Foto: Facebook / alejandrovaccarook)

Claramente indignado por la medida, agrega: “Es inexplicable, no hay razones de ninguna naturaleza para destruir el futuro cultural de la Argentina. Entiendo que nuestros legisladores, los legisladores que son mal denominados de la casta, que son hombres con experiencia, hombres sensatos, van a defender con uñas y dientes estas derogaciones absurdas y sin sentido para que no se concreten. Así que confiamos plenamente en nuestros legisladores que van a trabajar sin duda. Todo es perfectible, todo se puede mejorar, pero esto es realmente un avasallamiento, liso y llano”.

Yo diría que esta ley es la ley de las derogaciones. Su mayoría de artículos están basados en derogaciones sin ton ni son. Me recuerdan a un spot de Milei diciendo ‘fuera, fuera, fuera’ con una simpleza a destruir años de cultura, años de esfuerzo institucional, años donde han progresado y se han afirmado instituciones de jerarquía como el Fondo Nacional de las Artes, el Instituto Nacional del Teatro, se están proponiendo fuertes modificaciones al Instituto Nacional del Cine, que ha sido un puntal de la creación artística de nuestro país en los últimos años. No podemos menos que repudiar enérgicamente este tipo de medidas. Yo creo que esta ley ya tiene una denominación: es la ley de la selva. La ley del sálvese quien pueda y como pueda y como hombres de la cultura que nos ha costado mucho esfuerzo conseguir a veces unos pequeños logros, nos oponemos abierta y enfáticamente a estas normas”, concluyó.

Qué dijo la Feria de Editores sobre la Ley Ómnibus

Durante el jueves, día siguiente a la llegada del proyecto de Ley Ómnibus, se sucedieron los comunicados de diversas instituciones. Siguiendo con El Libro, la FED, Feria de Editores, que nuclea a las editoriales independientes. Son los sellos que han brillado con su actividad, revitalizando el mercado editorial con la publicación de literatura valiosa y diversa, argentina y del exterior, en cuidadas ediciones, al punto de convertir su feria en un evento multitudinario.

Su comunicado explica en nueve puntos “Por qué derogar la Ley de Defensa de la actividad librera es una mala idea”.

  1. ¿Sabés que la ley 25.542 de precio uniforme de venta al público y de Defensa de la Actividad Librera establece que los editores deben fijar el precio de venta de los libros y que debe ser el mismo en todos los puntos de venta?
  2. ¿Por qué es importante? Al establecer un precio único para toda la cadena de venta, se pone el acento de la competencia en la atención al público, la recomendación y selección de los libros y no en el descuento que se puede hacer en base al poderío económico. La ley parte de la premisa de que las librerías son espacios fundamentales de la vida cultural y en la cadena de valor del libro.
  3. Uno de los malentendidos más comunes es que, si se elimina la ley de precio fijo, el precio de venta al público cae, lo cual ha resultado falso en varios países.
  4. En un principio, vemos ofertas de los grandes jugadores que pueden acceder a comprar mayor cantidad de unidades, por ende con mayor descuento, y trasladan ese descuento al público. Ganan cuota de mercado y disminuyen drásticamente la cuota de los pequeños jugadores hasta hacerlos desaparecer o marginar su rentabilidad. Liberados de una competencia fuerte, vuelven a subir los precios. A mediano plazo no funciona.
Feria del Libro Antiguo de Buenos Aires (Foto: Instagram / aladalibros)

Feria del Libro Antiguo de Buenos Aires (Foto: Instagram / aladalibros)

  1. Los jugadores de mayor tamaño obtienen un gran descuento de parte de las editoriales en un primer momento porque ofrecen comprar volumen; luego, cuando han monopolizado una cuota de mercado mayoritaria, retiran ese descuento (caso Amazon) y fijan un descuent
    o menor ante la falta de competencia. Este ciclo se observó en varios países.
  2. Hay una estrecha relación entre los países que tienen ley de precio fijo y un robusto entramado de librerías independientes. Es el caso de España y Argentina.
  3. No es casual que países que promueven al libro como bien cultural fundamental y poseen mercados editoriales desarrollados y diversos, tengan un extendido consenso acerca de la protección de las pequeñas y medianas librerías, como es el caso de Alemania, Corea del Sur, España, Italia, Japón, México, Noruega, etc. En Argentina, el consenso a favor de esta ley es ampliamente mayoritario.
  4. Al empezar a cerrar las librerías independientes, desaparecen los puntos de venta de las pequeñas editoriales. Luego desaparecen las pequeñas editoriales.
  5. Las compras a gran escala suelen favorecer y financiar los libros de mayor rotación en detrimento de la bibliodiversidad. Es decir que se exhibirán solo los libros que se venden más. La falta de exhibición genera una menor venta, lo cual a su vez disminuye la rentabilidad de un negocio pensado a escala”.

Cómo se vería afectado el INAMU con la Ley Ómnibus

También el Inamu, Instituto nacional de la Música, emitió un comunicado de repudio alertando que de aprobarse esta ley le cambiaría su estatus de Ente Público No Estatal para convertirlo en un programa de la Secretaría de Cultura. “¿Quieren Estatizar el INAMU?” —se preguntan entre paréntesis—. “La aprobación del proyecto sería el certificado de defunción de la experiencia de fomento más federal, transparente y participativa de la actividad cultural. Un Instituto que valoran hasta los países del llamado primer mundo por su transparencia, federalismo institucional (su gestión fue aprobada por unanimidad por los 24 gobiernos de las 23 provincias y CABA durante 9 años), y el protagonismo asociativo territorial en la elección de los beneficiarios, con la participación de más de 80 asociaciones de la actividad musical, que garantizó transparencia y federalismo: un organismo sin una sola denuncia desde su origen y sin deudas. (…) Así como hace 22 años desde la UMI nos organizamos para construir derechos y mejoras para la actividad musical, hoy estaremos organizándonos defendiendo esos derechos conquistados”.

Mariano Stolkiner fue convocado semanas atrás para dirigir el Instituto Nacional del Teatro. Así lo cuenta en el comunicado que lleva su firma: “Sin la existencia de este Instituto, una enorme cantidad de hacedores no hubieran podido crecer dándole desarrollo a sus espacios de creación, posicionando al teatro argentino como uno de los más importantes a nivel mundial, lleno de valores que funcionan como difusores de nuestra cultura, no sólo hacia adentro de nuestro territorio, sino que aún cruzando las fronteras para instalar un sello de excelencia alrededor de nuestro quehacer teatral en el mundo. El Instituto, a través de sus ya más de 25 años de existencia, ha logrado promover, fomentar, sostener un teatro federal, que es de orgullo nacional. Con el reciente proyecto de ley enviado al Congreso, donde se pretende derogar la existencia de este organismo, toda esa diversidad teatral que atraviesa y nos define como sociedad está en peligro”.

Su carta abierta denuncia la incongruencia de haberlo convocado con ánimo de sostener el funcionamiento de la institución para luego presentar un proyecto que pretende cerrarlo. Así lo expresa: “Desde un primer momento, habiéndome llegado este ofrecimiento de forma completamente inesperada, tuve que reflexionar mucho, generando consultas hacia organizaciones del sector teatral, artistas y las propias personas que trabajan dentro de la institución. Sabiendo qué, por motivos personales, no podía asumir el cargo hasta mediados de enero, de todas formas, en torno a un período de transición, me puse a trabajar para ir interiorizándome respecto al funcionamiento y el estado de esta institución, conociendo a la gente que en ella trabaja”.

“En todo momento la articulación con la Secretaría de Cultura fue en favor de sostener su normal funcionamiento, razón para la cual había sido convocado. Sin embargo, de manera completamente inesperada, me entero de este proyecto de ley que pretende cerrarlo. Ante este estado de situación, declaro mi enorme y urgente preocupación frente a esta medida, la cuál a su vez me resulta completamente incomprensible afectando a la sociedad en su conjunto, más allá de lo que me toca en términos personales, siendo que, a través de este proyecto de ley, no encuentro respuesta a la razón para la cual fui convocado en su momento”, concluye.

Fuente: tn.com.ar

Más Noticias

También puede interesarte