Menú

domingo, marzo 26, 2023

Seguínos

“Solo quedó la cama ortopédica”: el drama de dos jubilados que perdieron su casa durante un incendio

“Chiqui” tiene 76 años y no puede moverse por sus propios medios. Ana, de 71, también sufre problemas de salud. Un nieto los rescató entre las llamas y la familia pide ayuda para reconstruir la vivienda. Sucedió durante el apagón del 1° de marzo.

Mariano López Blasco

13 de marzo 2023, 05:30hs

“Chiqui” y Ana perdieron todo en el incendio, ocurrido por un cortocircuito en el apagón del 1 de marzo. (Foto y video: gentileza familia Barrios)

Mientras el apagón del 1° de marzo colocaba en situación de emergencia a medio país, el drama golpeaba fuerte a una pareja de jubilados de Claypole: Un cortocircuito provocó un incendio que destruyó su casa por completo. Don “Chiqui”, de 76 años y con problemas de salud que lo postraron en una cama; y Doña Ana, de 71, sobrevivieron gracias a un nieto que vive en el mismo terreno y logró rescatarlos entre las llamas.

Los muebles de madera de la casa situada en la calle Emilio Berisso al 300, en el barrio Mariano Moreno, contribuyeron a que el fuego se propagara con rapidez y alcanzara al techo de la cocina, de madera y tejas, que se desplomó justo luego de que Iván (26) pusiera a sus abuelos a salvo.

Leé también: Bolívar: tras haber estado más de 12 horas sin luz, vecinos destruyeron una cooperativa eléctrica

“Una bajada y subida de tensión después del corte de luz fue lo que provocó todo. La heladera explotó y el fuego tomó todos los muebles en menos de cinco minutos”, relata el nieto a TN. “Pude reaccionar a tiempo y sacar a mis abuelos. Intentamos salvar lo más que pudimos con unos vecinos hasta que llegaron los bomberos”, detalla.

Claudia (49) filma a sus padres y sonríe aliviada. Un hilo de luz mañanera entra por la ventana y es como si iluminara una nueva esperanza. Ana, que sufre várices y camina con dificultad debido a una vieja herida que no cierra por la mala circulación, le da de comer a “Chiqui”, envuelto en un mal mayor: un ACV paralizó la mitad de su cuerpo y además padece Alzheimer.

La heladera explotó y el fuego se propagó rápidamente. (Foto: gentileza familia Barrios)

La heladera explotó y el fuego se propagó rápidamente. (Foto: gentileza familia Barrios)

“Ellos están bien, gracias a Dios y a mi hijo, que los rescató. Solo tengo palabras de agradecimiento para la gente que nos ayudó a limpiar lo que quedó de la casa y nos mostró toda su solidaridad”, dice Claudia, y su voz se quiebra: “Me cuesta hablar porque enseguida lloro, pero nos llegaron donaciones de otras provincias, gente que ni conozco. A mí me da vergüenza pedir, pero esto me superó”.

“Solo quedó la cama ortopédica de mi papá”

Minutos después de las 16, mientras seis millones de familias quedaban a oscuras, Iván escuchó los gritos de Ana y advirtió el peligro. Era una carrera contra el tiempo, y casi no había tiempo. Una vez que rescató a sus abuelos, agarró el teléfono y llamó a su mamá. “‘¡Se está prendiendo fuego la cocina!’, me dijo. Yo estaba a 10 cuadras, comprándoles la medicación. Cuando llegué, me encontré con el fuego y los vecinos. El techo se caía a pedazos”, evoca Claudia.

“Chiqui” y Ana junto a Claudia, su hija. (Foto: gentileza familia Barrios)

“Chiqui” y Ana tuvieron un kiosquito en el barrio y quienes ayer habían sido sus clientes intentaron sofocar el fuego antes de la llegada de los bomberos. En esos minutos gobernados por la desesperación, un detalle ayudó. “Por suerte estaba llena la pelopincho y los vecinos empezaron a tirar baldazos”, dice la mujer.

Todo se derritió entre las llamas: los muebles, los electrodomésticos, la ropa, los colchones y hasta la medicación de “Chiqui” y Ana. “Solo quedó la cama ortopédica de mi papá. Al ser de metal, se salvó”, menciona.

“Chiqui” y Ana necesitan ayuda para reconstruir su casa. (Foto: gentileza familia Barrios)

Leé también: Vecinos de Claypole denuncian que el barrio se llenó de ratas porque el municipio desmanteló un depósito

Claudia dice que Bienestar Social de la Municipalidad de Almirante Brown les acercó “un tacho de pintura de 20 litros, una frazada, un juego de sábanas “y un colchón que lo levantás con un dedo de lo angosto que es”. Aclara que sus padres ya no necesitan ropa y, en cambio, pide ayuda para afrontar la reconstrucción de la casa.

“Materiales, cañerías, instalación de luz, puertas, ventanas. Todo eso nos falta y es muy caro, viste”, lamenta, y su voz suelta una súplica: “Mi papá se enfermó hace tres años. Yo cambié mi vida para estar con ellos y devolverles algo de todo lo que ellos me dieron. Lo único que quiero es que vuelvan a su casita, como antes”. Y cierra: “Sé que a todos en algún momento nos toca partir, pero no quiero que les quede esta imagen horrible después de todo el sacrificio que hicieron”.

Para ayudar a “Chiqui” y Ana:

CBU: 0000003100055344354191 // Alias: ivix1996

Fuente: tn.com.ar

Compartir nota

Lo más leído

Noticias Relacionadas

Últimas Noticias