A inicios de la semana pasada Edesur realizó un corte de luz programado por obras de mantenimiento en Lomas de Zamora, zona en la que vive la familia de Valentino Ladislao, un nene electrodependiente de cinco años quien, lamentablemente, falleció ese día por la falta de suministro de energía que hacía funcionar su respirador eléctrico y por el agotamiento de oxígeno de un tanque que la familia usaba en casos de emergencia.

Fuentes de Edesur aseguraron que la familia no estaba registrada como usuario electroindependiente. “Tenía una deuda con la empresa, pero no se le cortó el servicio por eso, sino por tareas de mantenimiento. Si hubiese estado registrado como riesgo de vida, se hubiese tomado otra determinación. Además, si hay riesgo de vida debería movilizarse a un hospital”, dijeron.

Mariana Medina, madre del nene de cinco años que falleció, admitió en una entrevista radial con 102.1 FM esta mañana que su hijo no se encontraba en este registro porque no sabía de la ley, aunque comentó que algunos conocidos le habían hablado al respecto.

Las personas electrodependientes “tienen un teléfono propio para llamarnos, tienen asignada una prioridad número uno, por supuesto, y eso no sucedió porque esta persona no había hecho el trámite correspondiente”, aclaró Edesur.

A su vez, afirmaron: “Cuando las familias tienen un caso de riesgo de este tipo, tienen que recurrir a un hospital. Nada de eso sucedió”.

La madre de Valentino Ladislao explicó que, tras un accidente que puso a su nene en una situación de salud delicada, en su casa “se tuvo que gastar muchísima más luz”. “Antes de que le pasara el accidente a Valen, acá se gastaba 1500 pesos en luz. Después del accidente, cuando lo traje para la casa, venía a 6000 pesos por mes, eso ya no lo podía pagar”, dijo en una declaración a 102.1 FM.

La Asociación Argentina de Electrodependientes (AAdED) se enteró del caso de Ladislao y difundió hoy un comunicado en su página de Facebook en el que aclararon: “Si bien en el año 2017 luego de una ardua lucha logramos que el Congreso Nacional dicte la Ley 27.351 que protege al universo de personas electrodependientes, otorgándoles la gratuidad del servicio, obligando a las empresas distribuidoras a entregar una fuente alternativa de energía, dicha ley no se difunde, ni se cumple en su totalidad”.

“La pérdida física de Valentino fue consecuencia de una larga cadena de responsabilidades que falló, y que se cobró una vida inocente. Ojalá que, al menos, sirva para reflexionar y evitar que otro inocente muera por un corte de energía eléctrica y por un fracaso del sistema de salud”, concluyeron.

Gestiones en trámite

La Ley de Gratuidad de Tarifas del Servicio Eléctrico para Usuarios Electrodependiente (N° 27.351) fue sancionada en abril del año pasado por la Cámara de Diputados y luego pasó al Senado, solo 300 personas se han registrado y han logrado el beneficio de suministro de luz gratuito. Valentino Ladislao no se encuentra entre ellos. Además, unas 2300 gestiones todavía están en trámite.

Sin embargo, hay diez provincias que no se adhirieron a esta ley. Entre ellas, está la ciudad de Buenos Aires. La lista la completan Salta, Santiago del Estero, Chaco, San Juan, Tierra del Fuego, Entre Ríos, La Rioja, Formosa y Jujuy.

Se estima que en la Argentina hay más de 3000 personas electrodependientes. No hay cifras oficiales del total.

La historia de Valentino

Valentino Ladislao, de 5 años, falleció el lunes pasado. Sin embargo, la noticia se conoció en las últimas horas por su difusión en medios de comunicación y redes sociales.

Su madre explicó por qué su hijo llegó a su delicada situación de salud: “A raíz de un accidente, Valentino quedó con una parálisis cerebral. Le colocaron una traqueotomía para poder respirar y un botón gástrico para comer. Requería de oxígeno permanente”.

Además, la madre explicó que como “él no se podía graduar bien la temperatura de su cuerpo necesitaba que la casa estuviera con calor, que no hiciera frío porque le hacía mal (…) Todo eso requería lamentablemente de la luz para que siguiera con vida”.

El cuerpo de Valentino fue llevado el lunes a la morgue del Hospital Evita, pero luego lo trasladaron a la morgue de Tribunales para realizarle una autopsia. El sábado entregaron el cuerpo del nene a sus familiares.

Niños electrodependientes

La campaña difundida como #LuzParaEllos en junio de 2016 surgió de una petición por Change.org “para que los enfermos nunca se queden sin luz”, gracias a la iniciativa de Mariela Duarte, madre de Catalina, una nena electrodependiente.

Esa primera petición en mayo de 2017 alcanzó las 28.470 firmas. A raíz de esa campaña, un mes después empezó la segunda: “Luz para Ellos: por una ley nacional de electrodependientes urgente” que cerró con 87.967 firmas más.

Otro caso que resonó en el año 2016 fue el de Joaquín Stefanizzi, un niño electrodependiente de Lomas de Zamora cuyo caso fue tomado por el Ente Nacional de la Energía Eléctrica (ENRE) y el Ministerio de Desarrollo Social. En ese momento, determinaron: “Su situación es factible para que su hogar pueda percibir una Tarifa Social de electricidad ya que ingresa dentro del criterio de ‘excepciones’ que permite la normativa”.

Estas campañas y casos colaboraron para que en abril de 2017 fuese sancionada en la Cámara de Diputados la Ley de Gratuidad de Tarifas del Servicio Eléctrico para Usuarios Electrodependiente (N° 27.351).