17 julio 2019
15 C
Monteros

Una nena de seis años vio a su padre matar a su madre y luego quitarse la vida

Según contó la familia de la joven, ella ya lo había denunciado varias veces por amenazas de muerte, y tenía un cuchillo por protección.

Síguenos en Facebook

“La cosa ya venía violenta, no era una relación tranquila. Realmente estamos muy tristes”, expresó entre lágrimas Lucy, una de las tías de Verónica Ponse, la mujer de 34 años que fue brutalmente asesinada ayer al mediodía en Tafí Viejo, por su ex marido, Ariel Francisco Barán, que luego se quitó la vida.

El ataque ocurrió en calle Camino del Perú Sud, entre Juan Manuel de Rosas y Coronel Larrabure, cerca de las 14, cuando la mujer caminaba hacia el centro con su pequeña hija de seis años. Según dijo la familia, Verónica fue interceptada por Barán en plena calle y protagonizaron una fuerte discusión. “Él era violento y no superaba que ella lo haya dejado. Estaba como loco. Paró la camioneta y quiso que ella subiera y se fuera con él, pero ella se negó. Ahí fue cuando el la agarró; parece que la tomó de los pelos, porque vimos muchos mechones en el suelo”, relató Lucy. Además contó que el agresor fue a buscar una escopeta del interior del vehículo, volvió a la calle y le pegó un tiro mortal. “Su hijita de seis años estaba con ella y vio todo. ¡Dios mío, qué horror todo esto! Ella vino a contarnos lo que había pasado y llamamos a la Policía”, añadió la tía de Verónica. “Estamos todos muy conmocionados; no podemos creer. A pesar de que tenían una mala relación, no imaginamos que pudiese terminar así”, dijo.

“El sábado a la noche ella estuvo conmigo. Se la veía bien, pero con este tema, bueno… ya sabíamos que ellos peleaban mucho y se habían separado hacía como tres meses”, agregó la señora. Contó que el fin de semana Verónica estuvo durmiendo en casa de su madre porque había tenido una discusión con el hombre el viernes por la noche. Según relató Luis, el cuñado de Verónica, la pareja ya llevaba más de 15 años de casados y tuvieron dos hijos, un niño de 11 y otra nena de seis, quien fue la testigo del homicidio; y la pareja había vuelto a convivir luego de su separación. Barán tenía un matrimonio anterior, del cual tuvo dos hijos. “Todos los domingos nos juntábamos a comer asados y a disfrutar en familia. Él era un corderito. Siempre se mostró super amable y respetuoso con todos, incluso después de cada discusión venía y pedía disculpas. Jamás nos imaginamos que podía cometer esta locura. No podemos creer realmente. Nunca supimos cómo era con su esposa anterior, pero con Verónica sí era agresivo”, expresó el hombre. Según dijo, la mujer se dedicaba a la casa y a los hijos, y el homicida era contratista. “Ella era ama de casa y se desvivía por sus chiquitos. Era una excelente mujer. Él era violento y lo sabíamos porque ella nos contaba lo que le hacía o qué le decía ante cada discusión”, añadió. Luis además remarcó que en varias oportunidades la mujer fue a la comisaría de Tafí Viejo a denunciar el maltrato y las amenazas de muerte que recibía por parte de Barán y jamás obtuvieron respuestas. “La Policía nunca hizo nada. Hace algunas semanas la acompañé a denunciarlo porque él la había amenazado después de revisarle el celular y descubrirle un mensaje que a él le pareció sospechoso”, indicó. Según Luis, el agresor era una persona celosa y obsesiva con Verónica y siempre protagonizaba escenas, pero no delante de la familia. “Ellos se pelearon el viernes a la noche y ya el sábado él la fue a buscar de la casa de su mamá. Estuvieron el fin de semana juntos en su casa como cualquier familia normal, y ahora pasó esto”, añadió.

Según fuentes judiciales, en el lugar del crimen se encontró un cuchillo entre la vestimenta de la mujer, el cual fue secuestrado junto a una escopeta calibre 16 mm que sería el arma homicida. La camioneta Hilux blanca que manejaba el homicida quedó en depósito para ser investigada. La tragedia ocurrió a tres cuadras de la casa de Verónica. Sus familiares viven en un radio de 10 cuadras de su domicilio.

Los familiares de la víctima dijeron que ella había decidido esconder un cuchillo entre sus ropas para poder protegerse del marido. “Con eso, ella se cuidaba”, dijeron.

Los vecinos entrevistados por La Gaceta dijeron no haber escuchado el tiro que mató a Verónica. “No conocía al matrimonio en profundidad, pero sí sé que eran del barrio. Yo salí al mediodía de mi casa y vi los cuerpos tirados, un horror”, dijo Tatiana.

La causa estuvo a cargo del personal del ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales) junto a los agentes de la comisaria de Tafí Viejo y personal de la Fiscalía de Homicidios, a cargo del comisario Cristian Peralta.

Mas Noticias

Detuvieron a un sujeto por sustraer una moto del Vea

Detuvieron a un sujeto por sustraer una moto del Vea

Un sujeto de 28 años de edad oriundo de la ciudad de San Miguel de Tucumán, logró ser aprehendido por personal policial de la...