16.7 C
Monteros
18 noviembre 2019

Video: así fue la pelea de dos taxistas tucumanos

Don Campero y Don Chaleco se la tenían jurada desde hace un tiempo e intentaron resolver sus diferencias sobre un cuadrilátero improvisado en la avenida Alem y Lavaissé. Un round inolvidable de 66 segundos y un veredicto inapelable.

Síguenos en Facebook

¡Damas y caballeros! En este rincón: con mocasines negros, medias blancas, pantalón azul y panza contenida por la popular camisa a cuadros, presumiendo 125 kilos fácil, ¡Don Campera! En este otro rincón, con zapatillas de maratonista naranja, pantalón babucha, buzo al tono, 135 kilos cómodo y acullico en boca, ¡Don Chaleco!

Según testigos del caso que apuntan a la YPF de avenida Alem y Lavaisse, antes del pesaje y la presentación formal de la pelea del siglo entre dos taxistas tucumanos, el combate respondió a una bronca acumulada por los meses, quizás quitándose clientes, tal vez robándose el diario, o quedándose con el último apretado con Coca, lo cierto es que el relator que filma dice en un pasaje del video: “Todos los días hay bronca aquí, que se hagan cagá un rato”.

Con el playón de la estación de servicio como cuadrilátero, y el árbitro de pólar rojo riéndose, los muchachos empezaron el combate ya en el suelo, llenándose de tierra y de arena y de cemento la pilcha que todavía servirá para otra batalla. No se sabe muy bien a ciencia cierta cuál será el historial de cada uno de los luchadores pero lo cierto es que las técnicas y movimientos nunca han sido vistos sobre la avenida del hecho.

“Dos cabezazos en la nuca y pum”, reclama el relator para darle movimiento al intento de golpes que buscan sin éxito concretar Campera y Chaleco. Cuando aparece el árbitro de rojo, se nota que es incapaz de contener la carcajada por los golpes errados como un cross de izquierda que iba directo a la mandíbula pero el viento le jugó una mala pasada a Chaleco, Campera se agachó, Chaleco cayó patas para arriba y las llaves pasaron a dominar el combate.

“¡Vos no te metás!”, le dice Chaleco al árbitro de rojo con lo poco de voz que le queda, la respiración entrecortada y una presión al borde del Lotrial. Tampoco se sabe muy bien cuánto público, sediento de las galas boxísticas más emblemáticas e inolvidables de Villa Luján, ha acudido a la pelea del siglo. Sí se escucha de fondo el reclamo femenino: “¡Peleá como un hombre!”

“Hacele la que te he enseñado del rudo, hacele”, insiste el relator mientras los muchachos comienzan a sentir el rigor del combate, jadean, buscan aire, manotean oxígeno, boquean, algo se dicen, se susurran, se babean hasta que llegan a una tregua, se ponen de pie sacudiéndose la ropa, los brazos, los codos, la panza, el lompa y dan por terminado el tema que ha merecido el comentario contundente de la crítica.

A continuación los comentarios inobjetables de lo vivido: “Son dos osos cariñosos, qué lindo verlos jugar”, “Menos reacción que la tortuga Manuelita”, “Parece una mesa de pool y los dos las bolas”, “Ahí vemos cómo lo asfixia con el olor a terón”, “Se hacen los Rambo y apenas pueden respirar”. En fin, señoras y señores, un combate que quedará en la (no) historia del pugilismo.

Mas Noticias

Monteros Vóley no pudo con Gigantes y cayó de local

Monteros Vóley no pudo con Gigantes y cayó de local

Por el tercer weekend de la Liga de Voleibol Argentina, se enfrentaron en la ciudad de Monteros el local Monteros Vóley y Gigantes del...